viernes, 27 de marzo de 2009

Creatividad con acento sureño


La semana pasada asistí al seminario La Máquina Creativa, un evento realizado por el Grupo Ghersy, que contaba con la participación de cuatro de los mejores creativos publicitarios de Argentina. Vinieron con el único propósito de convencernos de que, en tiempos de crisis, como los que viven Venezuela y el resto del mundo, hay más oportunidades para hacer negocios. Por eso, al preguntarse si es mejor llorar o vender pañuelos, era de suponer que ellos apuestan, siempre, por la última opción.

Confieso que estaba nerviosa porque no sabía qué esperar. Llegué puntualmente, y para mi sorpresa, una multitud de publicistas ya colmaba el salón. Logré colarme entre la gente y conseguí un puesto cerca de la tarima. Tras una breve introducción, comenzó la ponencia de Marilú Vidal. La simpatía que irradia logró que todo el público quedara absorto con sus planteamientos: observar y escuchar. La crisis rompe los paradigmas de la lógica y por eso debemos estar atentos a lo que quiere y necesita nuestro público. Habló extensamente de cómo realzar los beneficios de nuestros productos para garantizar que los consumidores sigan prefiriéndonos. Ya a las 10:50 AM, salimos a tomar un refrigerio -delicioso debo confesar.

Pablo Benavides, Brand manager de Nike en Argentina, trae a la palestra el tema de la creatividad responsable. Existe, según él, un consumidor más consciente de las realidades de nuestro planeta, que quiere formar parte de la solución y no del problema. Por lo que es importante que los medios sean generadores de una comunicación sostenible, que se base en una ecuación tan sencilla como: Saber hacer -- Hacer --Hacer Saber. Finalizó su exposición y comprendí, de repente, que esta frase podía ser aplicada en muchos aspectos de la vida. Me paré de mi silla, junto al resto de la sala, para ir a almorzar. En esta ocasión, me quedaría corta con el “delicioso” del párrafo anterior.

Cuando vi a aquel hombre joven, con chaqueta de cuero y dreadlocks subiendo al estrado, sabía que lo que venía iba a ser lo mejor del día. Pedro Panigazzi comenzó aclarando que crisis no es una oportunidad per se. La cuestión es que en tiempos de crisis se afina el ojo y es posible conseguir más elementos conectores con nuestros consumidores, como la tecnología, y específicamente la Internet. Sus palabras calaron en mí, porque soy fiel creyente de que las comunicaciones, tal como las concebíamos, cambiaron en el momento que un aparato llamado módem llegó a los hogares de millones de personas alrededor del mundo. Juegos, videos, blogs, podcasts, fotografías, comunidad. Todo esto al servicio de la publicidad. Un universo de oportunidades se abre ante nuestros ojos.

Faltaba una expositora, Fabiana Renault. Para mí, no había más que decir. Qué bueno que estaba equivocada. Renault comenzó contradiciendo a todos sus compañeros. Ante la disyuntiva de llorar o vender pañuelos, ella escogió llorar. La crisis, afirmó, hay que vivirla, sentirla y luego superarla. Para la Argentina en tiempos de Corralito (una restricción que impedía disponer del dinero almacenado en los bancos), fue difícil creer en fórmulas mágicas para sobrevivir. La creatividad, entonces, se volvió protagonista en el día a día de sus habitantes. Aprendieron a amar cómo eran y a saber que existe algo que los enlaza. Ella lo llama argentinidad. Yo lo llamo amor a lo propio. Descubrieron que la cultura se construye en los detalles.Qué manera de cerrar este seminario.

Salí de allí a las 8 PM, cansada y con mi mente rememorando las mejores frases del día, soñando en que algún día alguien, como yo, recuerde las frases de algún venezolano, que en alguna ponencia, cambie la manera de ver las cosas.


Publicado por Daltónica.

1 comentario:

..verbum dijo...

Me topé con tu blog por accidente. Buscaba pinturas de Pollock para una clase. La verdad solo leí esta entrada, pero me absorbió por completo. Me sentí tremendamente identificada con tu experiencia, soy estudiante de publicidad y estoy siendo bombardeada por todos los ángulos con una señal muy clara: Internet está aquí, y la vamos a aprovechar. A riesgo de extenderme, mejor seré breve. Eres buena, muy buena, y me encanta tu enfoque.